face-impcc
  • La Ética; será el principal límite del ejercicio profesional. Todos esperamos y necesitamos confiar en que estamos frente a alguien que opera éticamente su Institución, entiéndase con transparencia, sinceridad, compromiso con la palabra empeñada.

  • La Verdad y La Honradez; regirán nuestras relaciones con los demás.

  • La Discreción Absoluta; garantizará nuestra supervivencia.

  • La Coherencia; entre lo que decimos y hacemos será la base de nuestra credibilidad.

  • La Reputación; será nuestro principal patrimonio.

  • La Lealtad; hacia nuestra empresa, colaboradores, pacientes, docentes, alumnos y proveedores sustentará nuestro crecimiento.

  • La Buena Educación; se conservará hasta en los momentos en que creamos que nadie nos ve.

  • El Trabajo; Trabajar será un placer porque nuestra labor es útil, siempre diferente, y promotora de la salud mental.

  • Compromiso; implica una posición de compromiso total con colaboradores, pacientes, docentes, alumnos y proveedores. Nada es más importante y todo puede esperar si se trata de atenderlo.

  • La Persona; es lo más importante pues da sentido a todo lo que hacemos. Trabajamos para beneficio de nuestros colaboradores, pacientes, docentes, alumnos y proveedores, mediante la potenciación de sus capacidades. Nuestras relaciones con las personas se guiarán por la cultura del beneficio mutuo.

  • La Comunicación; de lo que hacemos producirá la seguridad y confianza necesaria a nuestros colaboradores, pacientes, docentes, alumnos y proveedores. Siempre escucharemos más y hablaremos menos, buscando primero entender para después convencer.

  • El Profesionalismo; Nos opondremos con fuerza a cualquier indicio de charlatanería alrededor de nuestra especialidad.

  • La Actualización; La constante búsqueda de lo nuevo nos mantendrá siempre actualizados, sin embargo nunca sacrificaremos eficiencia por novedad.

  • Los Recursos Económicos; el dinero es muy importante, pero no lo más importante.