face-impcc

Un niño y/o adolescente portador de un trastorno emocional y conductual se manifiesta generalmente alejándose de las formas que dan posibilidades de vida social armónica, llegando en ocasiones a atacar las normas sociales, lo que provoca perturbaciones para él y los que le rodean.

Esto obstaculiza sus relaciones interpersonales, cuyas dificultades pueden evidenciarse en comportamientos variados como inhibición, hipersensibilidad, retraimiento, ansiedad de separación, temor, excesiva dependencia, dificultad para establecer relaciones estrechas, tendencia hacia el aislamiento, celos, envidia, hostilidad hacia hermanos, rebeldía hostil manifiesta o encubierta; rabietas, robos, entre otros.

Entre los síntomas más frecuentes se encuentran la timidez, el retraimiento, trastornos del sueño, agresividad, intranquilidad, ansiedad, hiperactividad, enuresis; estos, de cierta manera alivian el malestar psicológico del niño y representan el indicador de que necesita ayuda, ya que carece de los recursos psicológicos necesarios para resolver sus conflictos de manera ajustada.

Estos síntomas se presentan como mecanismos de los que se vale el niño para buscar un equilibrio con un medio que percibe hostil, que no le permite la satisfacción de sus necesidades y que le ocasiona frustración y estados de tensión; constituyen, por tanto, sus defensas ante este medio, y son el resultado de la propia dinámica familiar, escolar y social, del contexto en el que ha ido desarrollándose la personalidad desde sus inicios.

Los adultos, fundamentalmente en los primeros años de la vida de un niño, tenemos una alta responsabilidad de su salud mental, principalmente los padres en el desempeño de su función educativa, son impulsores de la construcción de los procesos psicológicos propios de los seres humanos: La comunicación, la interacción, el manejo de normas, la identidad, la autoestima, el manejo corporal, la comprensión de las relaciones de causalidad, la representación de la realidad social; del desempeño de las relaciones sociales y de la superación del debate entre su egoísmo (que se debe a su poca capacidad de defensa e inseguridad) y la necesidad de acercamiento a los demás.