face-impcc

Resulta incomprensible tratar de elaborar una teoría de la conducta humana congruente, dejando a lado los procesos cognitivos, siendo estos los que le dan al hombre su principal característica como ser pensante. 
La comprensión del comportamiento humano como producto de una relación entre estímulos y respuestas desconociendo el rol de los procesos cognitivos como variables mediadoras o que intervienen entre estos dos eventos, reflejando un reduccionismo que no nos permite explicar satisfactoriamente el comportamiento humano. 
Para superar y trascender esta visión tan simplista, mecanicista y ambientalista, se fue desarrollando dentro del enfoque de comportamientos; la corriente cognoscitiva, configurándose de esta forma los modelos mediacionales (Mahoney, 1983). Una variable mediacíonal es un factor inferido (no observado) que relaciona el estímulo de entrada con la respuesta de salida. Inferido significa no observado, o no observable.
Los psicólogos del enfoque cognitivo han explorado y analizado sistemáticamente la denominada «Caja Negra de Skinner», es decir, han estudiado la estructura y el funcionamiento de estos aspectos «privados, internos y ocultos» del ser humano. El conocimiento psicológico ha evolucionado y es necesario reconocer que existen modelos más actualizados dentro del enfoque comportamental, debido a las limitaciones de los modelos inicialmente propuestos (no mediacionales, mecanicistas), lo cual representa el proceso lógico del desarrollo científico. 
El ser humano posee un mundo «público» y un mundo «privado». El primero hace referencia a los comportamientos manifiestos y públicamente observables y el segundo, a los comportamientos encubiertos como los pensamientos, los sentimientos y los recuerdos.